De “Sor Bicicleta” a el “Bishop Biker” – RADIO CAMINO DE SANTIAGO
Home / Historias, leyendas y más / De “Sor Bicicleta” a el “Bishop Biker”

De “Sor Bicicleta” a el “Bishop Biker”

Uno, que cree saber algo de obispos, tiene muy perdidos a los auxiliares. Son discretos y pasan muy desapercibidos. Creo que como auxiliares sólo he conocido  cuatro. Óptimos todos. Dos son ya residenciales, uno es una vergüenza y el cuarto, de momento sigue siendo auxiliar. Como ya he adelantado lo de óptimos creo que queda claro que la vergüenza no es el obispo sino que siga de auxiliar.OBISPO

Con el de Santiago no he intercambiado nunca ni un saludo. Pero se hace notar por su tamaño. Y me dicen todos que por su buen hacer en la archidiócesis. Taltavull no se me despinta y Cristau tampoco. Aunque no tengo la misma sensación al reconocerlos de lejos. De cerca nunca tuve ocasión y con uno espero no tenerla.  A mí no me apetece nada y estoy seguro de que a él tampoco.

Los nuevos de Barcelona todavía no son obispos y si me los tropezara hoy por supuesto  que ni les reconocería. Al nuevo de Valencia tampoco. Los otros dos son deshecho de tienta y a uno lo tengo identificadísimo. El otro, un pobre hombre, ni como residencial lo identificaba. Creo que sólo me ocurría con él y con otro. Del de Sevilla, de quien me hablan bien, en un par de ocasiones pregunté quien era ese obispo que sin duda lo era por llevar pectoral pero no he conseguido quedarme con su cara. Al de Pamplona lo tengo igual de perdido o más.  Me dicen que también es una excelente persona. Y el de Valladolid, que es de los que no se me pierden ya, creo que está haciéndolo muy bien.

Ya de residenciales tengo perdidos de momento a tres. Osma-Soria, Menorca y Plasencia. A este último me lo presentó cuando todavía era electo un obispo queme parece de los mejores de España pero sólo me ha quedado constancia de su suma amabilidad no de su físico. Estoy seguro de que a estos tres pronto los tendré identificados.

Ya he dicho que no es el caso del auxiliar de Santiago al que acabo de ver en las Vísperas del Apóstol, de lejos, pero con identificación inmediata. Porque Don Jesús Fernández se hace notar. Y si va de traje coral, o como se llame, más.

Evidentemente no he hecho esta entrada para dejar constancia de los obispos que reconozco o no al verles. Cosa que no tiene la menor importancia para los lectores pero todos saben que tiendo a perderme en los preámbulos. Sólo quería deciros que el obispo auxiliar de Santiago ha hecho el Camino en bicicleta, desde los Pirineos, las últimas etapas siendo ya obispo, y que ha dejado constancia de ello en unas declaraciones que me parecen sumamente sensatas y que constatan una realidad.

El Camino no es una manifestación de fe en los caminantes. La hay en unos, atisbos incluso muy recónditos en otros y en no pocos nada. Pero el Camino, o el Apóstol, terminan dejando mucho, poco o algo en un número apreciable. OBISPO

Los confesores de la catedral podrían dar testimonio de ello. Y hasta el abrazo a la imagen. Las misas de los peregrinos también son ejemplo de lo  mismo. Algo hay, algo puede quedar. O al menos no el odio a la Iglesia.

Me parece acertadísimo lo que dice respecto a las etapas del Camino. Ahí la Iglesia tiene que estar mucho más presente. No sólo con sus maravillas de siglos que impactan al más reacio sino también con presencia viva y actual. En más de una ocasión he estado en Arzúa, etapa dormitorio del Camino, a dos de Compostela, en la misa vespertina dedicada especialmente a los peregrinos. Muy lograda. Pues a multiplicarla. Seguro que en el obispo auxiliar de Santiago no iban a encontrar el menor obstáculo. Y en su arzobispo tampoco.

La Compostela, documento acreditativo de que se recorrieron los últimos cien kilómetros y que se entrega por miles y miles en los meses estivales, la instalación notabilísima de Carretas en los aledaños de la catedral son muestra sobrada de que la archidiócesis y el cabildo catedral se han dado cuenta del tesoro que tenían, son por fin ejemplo de que allí no son memos todos. La ciudad ha respondido al río de oro que le llegaba. La Iglesia parece empezar a darse cuenta de que también le llega un río de fe. Explícita o por descubrir. Pero con materia aprovechable.

Pues Don Jesús Fernández, obispo auxiliar de Santiago, contribuye a eso. Aunque ahora ya no vaya en bicicleta. Me han gustado mucho sus declaraciones, Don Jesús. Y se lo  dice uno que lleva al Apóstol y a Santiago muy en el corazón.

Tomado íntegramente: Web de religión en libertad

Comparte....
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Sobre Radio Camino de Santiago

© Copyright 2017, All Rights Reserved. | Powered by WordPress | Designed by Tielabs