Los turistas, salvo si van a rezar, ya pagan por visitar la catedral – RADIO CAMINO DE SANTIAGO <

Dale al PLAY y escúchanos en DIRECTO




Home / Noticias Camino / Los turistas, salvo si van a rezar, ya pagan por visitar la catedral

Los turistas, salvo si van a rezar, ya pagan por visitar la catedral

Los turistas, salvo si van a rezar, ya pagan por visitar la catedral

Los turistas, salvo si van a rezar, ya pagan por visitar la catedral

Preservar el entorno de recogimiento propio de la catedral y hacerlo compatible con las visitas turísticas es el objetivo que el obispado y el cabildo de Lugo persiguen con el cambio en el funcionamiento del acceso a la basílica. Antes, cualquier persona que quisiese entrar al templo para orar o para visitar turísticamente la catedral (no el museo), podía hacerlo libremente. Ahora, los peregrinos y visitantes deberán pasar por caja, salvo si lo que quieren es únicamente rezar. Las personas que pertenezcan a la diócesis de Lugo seguirán teniendo acceso gratuito vayan a orar o a visitar el templo.

ArtiSplendore es la empresa granadina en la que el obispado ha confiado para gestionar los nuevos tiempos. Es una firma especializada en activos de arte sacro que ya trabaja en catedrales como las de Tui, Mondoñedo, Ourense, Ávila, Salamanca o Málaga. En la de Lugo, que está en período de prueba, han establecido una lista de precios para la visita turístico-cultural que incluye el acceso a la basílica, a las torres y al museo.

Ahora, la entrada general valdrá 5 euros; los mayores de 65 años pagarán 4,50; los estudiantes hasta 25 años abonarán 4 euros; y los grupos y los peregrinos que presenten la credencial 3,50. En el caso de los vecinos que pertenezcan a la diócesis de Lugo, podrán acceder libremente a la catedral y si lo que quieren es visitar torre y museo, deberán pagar 3 euros. Todas estas visitas incluyen el acceso con una audioguía que permite conocer pormenorizadamente las distintas zonas de la catedral. En el caso de que, por ejemplo, un peregrino quiera acceder a la catedral para orar, los trabajadores de la empresa le acompañarán hasta el coro para evitar que deambule por el templo.

«La audioguía genera respeto porque al ir escuchando, se genera silencio, y como hay un itinerario marcado, los visitantes siguen ese orden. El orden y el silencio producen respeto, que es lo que nos solicitaba el cabildo», detalla Francisco Caamaño, director territorial de proyectos y servicios de ArtiSplendore.

El otro cambio sustancial es que desde el pasado martes, a las 11 de la mañana, cuando terminan las misas capitulares, y hasta las siete de la tarde, cuando se reanudan, la puerta del Pantocrátor y la principal de la fachada se cierran y el acceso a la catedral queda limitado a la puerta por la que se accede al museo. Allí, personal de ArtiSplendore recibe a los visitantes. Si vienen a hacer la visita guiada, se les expenden los tiques y se les entregan las audioguías. Si acuden a orar, se les pide que se identifiquen para saber si son de la diócesis y, en el caso de ser visitantes, se les acompañan hasta la zona del coro.

Las primeras reacciones

Entienden desde la empresa gestora que todos los cambios suponen un período de adaptación. En el primer día, algunos lucenses se quejaban de que las puertas estaban cerradas y los empleados les indicaban que podían entrar por el museo sin complicación. «Con los locales no hemos tenido problemas, y los extranjeros generalmente ya están acostumbrados a abonar por estas visitas, no ponen pegas, quieran entrar o no», describe Caamaño.

A la hora de fijar el precio, apunta a que han mantenido el de la entrada que había para el museo y que lo consideran razonable en comparación con otros monumentos de características similares. Para los que deseen hacer una visita especial guiada por las torres, «Un paseo por las nubes», el precio es de 10 euros.

Una tarjeta gratuita para agilizar la entrada a los residentes habituales

Explican desde ArtiSplendore que por el momento todo el nuevo sistema está en un período de prueba, pero una de las medidas por las que apuestan es por intentar agilizar el acceso de los vecinos al templo. «A los fieles, desde hace una semana, se les está repartiendo una tarjeta de residente porque hay muchos que pueden ser reacios a sacar el DNI para identificarse», detalla Francisco Caamaño. «Al principio, si nos dicen que son de aquí, les dejamos pasar, pero luego seremos un poco más estrictos, y para entonces espero que ya todos los asiduos tengan su tarjeta. Es para todos los de la diócesis».

El que no sea un feligrés asiduo, pero sí pertenezca a la diócesis, deberá mostrar algún documento que lo acredite. «Con identificarse con que es de la diócesis, enseñando por detrás el DNI, ya nos basta y entra directamente. Ahora, si quiere hacer la visita turística, también tiene la posibilidad, pero más barata», prosigue el responsable de ArtiSplendore.

Las valoraciones

Ayer, mientras algunos vecinos todavía seguían con el desconcierto de los accesos a la catedral, otros se mostraban tajantes. «Esta catedral foi sempre lugar de culto ao Santísimo, o que a definiu, e isto dá a impresión dunha transformación cara un museo, un chiringuito de compravenda»,se lamentaba un vecino, «veranse os resultados». Otras veciñas añadían que«non me gusta, antes había silencio e recollemento e hoxe parecía un mercado. Eu viñen antonte e vir hoxe, e non ten nada que ver». Quizás el peaje de los primeros días.

Sobre Radio Camino de Santiago

Un comentario

  1. Rodrigo de Navarrenx

    Este es un desarrollo muy triste de las iglesias aquí en España. Vivo aquí en la Rioja Alta, que es donde se encuentra Santo Domingo de la Calzada. Me mudé a La Rioja hace unos años, pero vine aquí por primera vez en mayo/junio de 1994 para celebrar “San Juan del Monte” en Miranda de Ebro, un pueblo de la provincia de Burgos a orillas del Alto Ebro. Recuerdo que entonces hice una excursión con mis amigos mirandeses a la Rioja Alta y paramos en Santo Domingo d.l. C. y visitamos la catedral allí. Esa es la catedral con una gallina en una jaula, y entonces era gratis. Eso fue hace 25 años, pero el año pasado quise entrar y me di cuenta de que había que pagar para entrar. Dije “no, gracias”. El pasado mes de diciembre pasé unos días en el casco antiguo de Burgos justo antes de Navidad con mi mujer y mi hijo. Burgos, por supuesto, cuenta con la primera y más antigua catedral gótica de España; es un templo magnífico e impresionante, pero yo quería entrar y echar un vistazo sólo para admirar la arquitectura, pero por supuesto hay que pagar para hacer un tour, no se puede entrar así, incluso si eres un creyente. Le pregunté sarcásticamente a los empleados en el mostrador “¿debo pagar para entrar en la casa de Dios?” Si uno quiere asistir a misa o decir que quieres, se puede entrar por el portal principal, y a la izquierda dentro de la catedral hay una capilla lateral donde los católicos locales asisten a misa los domingos, SIN EMBARGO, el acceso a las partes principales de la catedral están cerradas, sólo se puede acceder a la zona de entrada para mirarla desde lejos o acceder a la capilla lateral para asistir a misa. Supongo que sólo usan el altar mayor para los “grandes espectáculos”, esto es algo que me molesta de España. Viví muchos años en Alemania y pude entrar gratis a cualquier catedral famosa como Colonia, Regensburg, etc. Incluso a Notre-Dame-de-Paris pude entrar gratis en varias ocasiones. Salud.

x

Check Also

Tui crea la Mesa do Camiño De Santiago

La  Mesa do Camiño de Santiago se constituyó ...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies